Escultismo

El Escultismo (del , ing Scouting, ambos del Lat. Sculca.) es un Movimiento educativo para niños y jóvenes que está presente en 155 países y territorios, con aproximadamente 28 millones de miembros en todo el mundo, agrupados en distintas organizaciones. Las directrices del Escultismo fueron dadas por el libro “Escultismo para muchachos” (1908), del fundador del movimiento scout, Robert Baden-Powell.

En 1907 se realizó el primer campamento experimental en la isla de Brownsea, en la costa sur de Inglaterra, en donde participaron 20 muchachos, separados en 4 patrullas (lobos, toros, chorlitos y cuervos) hijos de conocidos militares que hicieron campaña (en África o Asia), algunos de éstos eran miembros de los Chicos de Brigada.

El método educativo Scout, es un método revolucionario y alternativo a los sistemas de finales del siglo XIX y principios de los XX. En él, se toma en cuenta la capacidad de desarrollo innata de los individuos.

Los métodos de aquella época empleaban la sumisión y la coerción para educar a los alumnos, a tal grado, que contaban con herramientas y mobiliario destinados exclusivamente al castigo. Se coartaba la libertad en muchos sentidos, en búsqueda de reproducir el patrón de individuo que la clase dominante demandaba.

B. P., fundador del Movimiento Scout, manifestó desde niño su inconformidad con estas prácticas educativas. Cuenta él mismo que frecuentemente se iba de “pinta” al campo. Su incompatibilidad con el sistema educativo se vio reflejada en su vida personal al ser rechazado para ingresar a la universidad; éstas “pintas” las continúo durante su vida profesional, y en ellas adquirió diferentes experiencias que le sirvieron para destacar dentro del ejército.

Sus andanzas de guerra en guerra le permitieron ver los contrastes del ser humano, capaz de pasar de los actos más aberrantes de la guerra, al humanismo y los actos nobles que engrandecen al ser. Su convivencia con los aborígenes de África y sobre todo, su experiencia para defenderse del ataque Boer, le sirvieron para dar sustento al Método Scout.

Posteriormente, su observación de la degradación de la sociedad, sus experiencias y su compromiso por contribuir al mejoramiento del Imperio Británico, lo llevaron a investigar y hablar con diversos expertos en el ámbito educativo de la época.

El remedio fue la publicación del libro “Escultismo para Muchachos”, resultado de otro libro exitoso, “Aids to Scouting”, que originalmente fue escrito para chicos de Brigada (premilitares), pero que, debido a su innovadora visión, se llegó a utilizar en las escuelas.

Al principio, con “Escultismo para Muchachos”, B. P. no buscaba la creación de escuelas, grupos culturales ni contribución alguna parecida, ya que no se imaginaba la magnitud de aceptación por parte de l@s chic@s y jóvenes, sentando con ello, un precedente y las bases de lo que hoy conocemos como Escultismo.

Como cualquier método, a lo largo del tiempo, se fue afianzando y enriqueciendo; varios conceptos se fueron modificando para adaptarse a los cambios sociales, de lo que los niños, adolescentes y jóvenes buscaban para desarrollarse como individuos independientes, consientes de su entorno social.

Actualmente se vive una época de cambios en lo que respecta a la esencia del Método. La Agrupación Scout Mexicana, A.C. (AGSMEX) no es la excepción. Aunque se emplea el término “Tradicional” para la propuesta educativa, éste se entiende como apegado a la esencia de la propuesta original y a la concepción de “Movimiento” que el fundador, B. P. le imprimió para que se adecuara progresivamente a las necesidades e intereses de la juventud de la época. Se busca, a toda costa, evitar que el Escultismo se cierre y resulte anacrónico para los jóvenes de hoy.

La AGSMEX, busca rescatar aquellos elementos que, a lo largo del primer siglo de vida, se pudieran haber perdido o distorsionado, pero revitalizándolos con las aportaciones que las nuevas corrientes pedagógicas ofrecen para lograr que el Movimiento Scout cumpla su cometido y de respuesta cabal a las necesidades de los jóvenes para convertirse en ciudadanos responsables.

Es por ello que la AGSMEX incursiona con el ESCULTISMO CRÍTICO, basándose en la Pedagogía Crítica de Paulo Freire; que consiste en que los individuos construyan una ciudadanía que promueva una revolución transformadora de su realidad, mediante la construcción crítica de su entorno, haciendo que el individuo pierda el miedo a la libertad, creándose un proceso de búsqueda de independencia y, a la vez, de solidaridad. El arte del ESCULTISMO CRÍTICO es proveer lenguajes variados, lenguajes de posibilidad, lenguajes críticos, lenguajes de esperanza, de tal forma que los chic@s puedan empezar a entender mejor cómo fueron creadas sus ideas y puedan construir alternativas, imaginen, sueñen, adquieran nuevas herramientas de lucha, de dignidad, de amor y solidaridad.

Lograr una permanente actualización, implica estar constantemente atentos a la evolución de la juventud y su contexto. Por tanto, esta propuesta se estructura tomando en cuenta al niño, adolescente y joven mexicano de hoy, con el compromiso de la AGSMEX de mantener a la institución en libro abierto para realizar las adecuaciones que la evolución social vaya demandando.

EL OBJETIVO DEL ESCULTISMO.

El Escultismo es un “Método Educativo”, enclavado en la escuela activa[1] constructivista[2] de tipo funcional[3]; es la aplicación de una metodología de educación no formal[4] de manera específica, cuyo fin es educar a los individuos de forma alternativa y complementaria a la escuela (Educación Formal[5]), poniendo énfasis en los valores[6] en contrapartida a los conocimientos[7] para que se desarrollen y logren ser:

  • Autónomos, al ser capaces de tomar sus propias decisiones y hacerse cargo de su propia vida.
  • Solidarios, al preocuparse activamente por los demás.
  • Responsables, al ser capaces de asumir las consecuencias de las decisiones que toman, capaces de asumir y mantener compromisos y llevar a cabo lo que piensan.
  • Comprometidos, al vivir acorde con su escala de valores y apoyando los ideales que cree son importantes.

En el Escultismo, los anteriores aspectos se concentran en seis áreas específicas, considerándolos fundamentales para el perfeccionamiento del individuo y definidos como Áreas de Desarrollo con objetivos definidos.

1) DESARROLLO DEL CARÁCTER. Estimulando la relación del individuo con su medio para que autoforme su carácter promoviendo una personalidad íntegra en todos los aspectos.

Los objetivos para esta área son:

  • Que conozca sus posibilidades y limitaciones, aceptándose con la capacidad de autocrítica y manteniendo a la vez una buena imagen de sí mismo.
  • Que sea el principal responsable de su desarrollo, asumiendo la vida como un proceso constante de perfectibilidad.
  • Que construya su proyecto de vida tomando en cuenta los valores de la Ley y la Promesa Scout.
  • Que actúe consecuentemente con los valores que se promueven dentro del Escultismo.
  • Que logre enfrentar la vida con alegría y buen sentido del humor.
  • Que pueda reconocer en su entorno social, un apoyo de crecimiento y realización de vida.

 

2) DESARROLLO SALUDABLE. A través de la promoción de hábitos de higiene, amor a su cuerpo y preocupación por su cuidado, mediante el conocimiento de su desarrollo con fin de que pueda mantenerse sano; de la misma forma se busca la plena salud de la mente, al brindar e incitarle ambientes sanos de libertad y apoyo.

Los objetivos para esta área son:

  • Que asuma su responsabilidad en el desarrollo armónico de su cuerpo.
  • Que procure un orden en su organismo, conociendo los procesos biológicos que lo regulan, protegiendo su salud, aceptando sus posibilidades físicas y orientando sus impulsos y fuerzas.
  • Que valore su aspecto y cuide su higiene personal y la de su entorno.
  • Que mantenga una alimentación óptima y adecuada.
  • Que administre su tiempo equilibradamente entre sus diversas obligaciones, practicando formas adecuadas de descanso.
  • Que conviva constantemente en la naturaleza y participe en actividades deportivas y recreativas, asumiendo la competencia como algo secundario.

3) DESARROLLO DE LAS HABILIDADES Y LA CREATIVIDAD. Se busca promover el desarrollo psicológico, motriz e intelectual mediante el perfeccionamiento de sus habilidades, el descubrimiento de nuevas y la mejora en las que se le dificulte.

Los objetivos para esta área son:

  • Que incremente continuamente su conocimiento mediante la autoeducación y el aprendizaje sistemático.
  • Que actúe con agilidad mental ante las situaciones más diversas, desarrollando su capacidad de pensar, innovar y aventurar.
  • Que una los conocimientos teórico y prácticos mediante la aplicación constante de sus habilidades técnicas y manuales.
  • Que elija sus vocaciones considerando conjuntamente sus aptitudes, posibilidades, intereses y las necesidades de la comunidad; manteniéndose fiel a ella y valorando las demás opciones sin prejuicios.
  • Que exprese lo que piensa y siente a través de los distintos medios de expresión, creando en los espacios en que actúa, ambientes gratos que faciliten el encuentro y el perfeccionamiento entre las personas.
  • Que reconozca en el saber científico, un importante camino para comprender al hombre, la sociedad y el mundo, utilizando las técnicas como un medio al servicio del hombre.

4) DESARROLLO DE LA CONCIENCIA HACIA LOS DEMÁS Y AMOR A LA PATRIA. Solo a través de la convivencia, de escuchar las experiencias y las percepciones ajenas del mundo, así como de sus sentimientos, logramos enriquecer nuestra propia percepción del mundo, no como individuos aislados, sino como agentes que interactúan y se enriquecen unos con otros.

Los objetivos para esta área son:

  • Que viva en libertad, ejerciendo sus derechos, cumpliendo sus obligaciones y defendiendo igual derecho para los demás.
  • Que reconozca y respete a la autoridad.
  • Que cumpla las normas que la sociedad le ha dado y que promueva los cambios para aquellas que considere socialmente inadecuadas.
  • Que sirva activamente a su comunidad local, contribuyendo a crear una sociedad justa, participativa y fraterna.
  • Que haga suyos los valores de la Patria.
  • Que promueva la cooperación internacional, la hermandad mundial y el encuentro de los pueblos, luchando por la comprensión y la paz.
  • Que contribuya a preservar la vida a través de la conservación de la integridad del mundo natural.

5) DESARROLLO DE LA CONCIENCIA DE DIOS[8]. El método busca que cada uno se vea a sí mismo como una criatura hecha por obra divina, la cual a través de nuestros sentimientos se manifiesta, relacionando el mundo material con el espiritual. El objetivo no es hacer que los individuos opten por una religión, sino hacerles ver la importancia de que, dentro de su ámbito religioso personal, manifiesten sus creencias y su credo, así pues Baden Powell en su conferencia dictada en Manchester en 1914, nos explica de manera sencilla lo que promovemos.

“Creo que la base de toda religión es la reverencia y el deber para con Dios y con el prójimo, y esto es lo menos que podemos enseñar -prácticamente lo mejor de toda religión- enseñándoles a tener reverencia a Dios, reverencia a los demás y reverencia a sí mismos. También tenemos la Buena Acción a favor de los demás, ya sea grande o pequeña, así como el trabajo de apostolado o de salvamento de vidas. Estas cosas son aquellas que toda religión acepta como aplicación práctica.”

Los objetivos para esta área son:

  • Que busque a Dios de manera personal y comunitaria, aprendiendo a reconocerlo en los hombres y en la creación.
  • Que integre sus principios religiosos a su conducta cotidiana, estableciendo congruencia entre su fe, su vida personal y su participación social.
  • Que dialogue con todas las personas, cualquiera que sea su opción religiosa, buscando establecer vínculos de comunión entre los hombres y un acercamiento conjunto a la verdad.

 

6) DESARROLLO DE LA AFECTIVIDAD[9], se promueve que l@s chic@s rompan con la dependencia de sus estados de ánimo y que sus respuestas no sean tan cambiantes ante los diversos estímulos con ello fallando a la voluntad. Se busca impulsar fuerza de voluntad y deseos de superar ese sentimentalismo, ya que de no lograrlo, se sustituirá la razón por la brumosa cantidad de sensaciones, que al fin de cuentas termina por asfixiar la propia libertad, pues la incapacidad de controlarse a sí mismo es la peor de las tiranías. Señala C. S. Lewis al respecto: "Por cada alumno que necesita ser protegido de un frágil exceso de sensibilidad, hay tres que necesitan ser despertados del letargo de la fría mediocridad”. La correcta precaución contra el sentimentalismo es la de inspirar sentimientos adecuados." Es por ello que se alentará al individuo a tener sentimientos que le proporcionen seguridad, confianza en sí mismo y hermandad entre otros. La inteligencia emocional se desarrolla con la serenidad y la reflexión, esquivando mecanismos que centren la interioridad únicamente en uno mismo, sino teniendo una referencia hacia el otro.

Los objetivos para esta área son:

  • Que logre y mantenga un estado interior de libertad, equilibrio y madurez emocional.
  • Que practique una conducta asertiva y una actitud afectuosa hacia las demás personas, sin inhibiciones ni agresividad.
  • Que construya su felicidad personal en el amor, sirviendo a los otros sin esperar recompensa y valorándolos por lo que son.
  • Que conozca, acepte y respete su sexualidad y la del sexo complementario como expresión de amor.
  • Que reconozca el matrimonio y la familia como base de la sociedad, convirtiendo el suyo en una comunidad de amor filial y fraterno.

 

LOS PILARES DE LA EDUCACIÓN

Así pues, en concordancia con los cuatro pilares de la educación, según la UNESCO, en su informe de la Comisión Internacional Sobre educación en el Siglo XXI de 1996, el Escultismo pretende que los individuos manejen las Áreas de Desarrollo anteriormente descritas para que logren:

  • APRENDER A CONOCER: Combinando de manera suficiente un amplio conocimiento general, con la finalidad de trabajar a profundidad los temas. Lo que quiere decir, que aprendan a aprehender, para que logren aprovechar las oportunidades que les brinda la educación mediante el conocimiento de la vida.
  • APRENDER A HACER: Para adquirir no solamente habilidades para el trabajo, sino también habilidades para la vida, destacando las relaciones interpersonales y el trabajo en equipo.
  • APRENDER A VIVIR JUNTOS: Desarrollando entendimiento por otras gentes y culturas, la apreciación de la interdependencia, el trabajo en equipo y la resolución de conflictos, promoviendo los valores democráticos de respeto mutuo, entendimiento, paz y justicia.
  • APRENDER A SER: Para desenvolver mejor la propia personalidad y actuar con mayor autonomía, juicio y responsabilidad personal. En conexión con ello, la educación no debe descartar ningún aspecto para el desarrollo de las potencialidades individuales.

 

[1] ESCUELA ACTIVA: Concepción del aprendizaje como un proceso de adquisición individual de conocimientos, de acuerdo con las condiciones personales de cada alumno, en el que interviene el principio del activismo. Supone la práctica del aprendizaje a través de la observación, la investigación, el trabajo y la resolución de problemas, en un ambiente de objetos y acciones prácticas.

[2] CONSTRUCTIVISMO: El método constructivista desplaza el énfasis de la enseñanza hacia el aprendizaje, procurando que el alumno construya los conceptos, descubra los hechos y se apropie de los datos por sí mismo.

[3] EDUCACIÓN FUNCIONAL: Tendencia psicopedagógica que postula una educación centrada en los intereses de los alumnos.

[4] EDUCACIÓN NO FORMAL: Es la actividad educativa organizada por afuera del sistema formal establecido, que intenta servir a una clientela identificable con objetivos educativos identificables.

[5] EDUCACIÓN FORMAL: Es el sistema jerárquicamente estructurado, graduado cronológicamente, que va desde la primaria hasta el doctorado; podríamos catalogar en éste a las instituciones educativas normadas por una autoridad gubernamental.

[6] Un valor es aquello que vale la pena dedicarle la vida. (Rugarcía, 1996)

[7] Los individuos desarrollan los valores presentes en la propia metodología.

[8] Baden Powell en su conferencia dada en el III Congreso de Educación Moral de 1923, solo refiere a las cuatro primeras, la quinta se ha tomado de los diferentes escritos de Baden Powell, incluyendo la Promesa y la Ley Scout.

[9] Baden Powell no la nombra de manera explícita, sin embargo, en diferentes obras de él y otros autores Escultistas de la época hacen referencia a ésta.

Armando Rugarcía Torres, EDUCAR EN VALORES, Editorial Universidad Iberoamericana, México, 1996.

APRENDIZAJE ENCIERRA UN TESORO, Informe de la Comisión Internacional sobre educación en el siglo XXI, Edición UNESCO 96/WS/9(S), Francia,1996.

Microsoft® Encarta®, ENCICLOPEDIA ONLINE 2007, Tomado del sitio en internet http://es.encarta.msn.com ©, 2008.

Saavedra R. Manuel S, DICCIONARIO DE PEDAGOGÍA, Editorial Pax, México, 2001.

Acceso a SIRES